Posteado por: bielorrusiaexiste | 10 abril 2009

Quesito rosa: cine y television

La televisión siempre suele ser bastante mala, eso es algo que coincide en casi todos los países del mundo. En Bielorrusia no podía ser de otra manera. Y por canales no será, ya que se pueden ver los bielorrusos y los rusos por igual. Pero a la hora de la verdad siempre hay algún programa de debate sobre temas cien veces vistos (el culto a la vida sana, ¿es una moda?), novelas de la zona a todas horas (hay incluso una ruso-latinoamericana en la que unos actores hablan en español y otros en ruso), programas sobre asesinatos o crímenes sin resolver (con vídeos e imágenes reales de la policía en las que aparecen los propios cadáveres en persona), otros del estilo Noche de Baile pero versión patinaje sobre hielo… En fin, el repertorio es amplio.

Como también suele ocurrir, lo mejor son las películas. Más o menos ya he conseguido resumir, en general, el tipo de cine que se puede ver por aqui:

Películas soviéticas: las hay de tres tipos. La comedia suele ser la más habitual, con gracejos de la época, historias muy simples en las que siempre hay algún equívoco y se van enlazando con otras historietas. Mi favorita es una en la que el personaje principal está celebrando la Nochevieja con los amigos en una sauna bebiendo vodka (no hay nada más ruso en esta vida). Se emborracha tanto que no sabe ni dónde está así que sus amigos le meten en un avión desde Moscú rumbo a Leningrado (ahora San Petersburgo). Él no se da cuenta y aparece por la mañana en un aeropuerto. Se cree que es Moscú y la gracia es que como en la URSS todas las ciudades eran iguales y las calles tenían el mismo nombre, le dice a un taxista que le lleve a la calle tal, número cuál (sin saber que está en Leningrado, eso no lo sabrá hasta pasada buena película) y al llegar a la casa le funciona la llave (eso antes también ocurría), se duerme y luego llega la dueña de la casa y todo se lía… Es una película mítica que siempre ponen en Año Nuevo y que todo el mundo se sabe de memoria.

El segundo tipo son las bélicas, la mayoría alaban el valor y compañerismo durante la Segunda Guerra Mundial; otras son más interesantes, como Un día tranquilo después del final de la guerra de Mijálkov cuando era muy jovencito que es realmente preciosa.

Y el tercero, las versiones de grandes obras de la literatura rusa, de Pushkin, Chéjov…etc.

Películas postsoviéticas sobre la Unión Soviética: hay de dos tipos. Unas son las bélicas, algunas están bien, otras son muy pesadas o malas y otras son muy duras. Como una que vi hace poco sobre los batallones de niños huérfanos o cuyos padres estaban en combate, a los que preparaban y después lanzaban en paracaídas en lugares inhóspitos o difíciles a los que por su tamaño era más fácil acceder. El final de esta película fue simplemente horrible porque de todos los niños sobrevivieron dos (les lanzaron en Rumanía y los propios nazis al ver los cadáveres no podían creer que la URSS fuese capaz de hacer algo así). La serie Doctor Zhivago, en la que trabaja el gran Menshikov, sobre la guerra civil rusa de verdad merece la pena.

Las que tratan sobre la vida de la gente suelen ser interesantes, recrean con algo más de critica cómo se vivía entonces, en los pisos comunitarios, el trabajo en las fábricas, la KGB…etc. a mi me encanta, Vostok Zapad.

Películas actuales: también hay de tres tipos. Pero en casi toda película rusa actual que se precie no puede faltar un nuevo rico, mujeres despampanantes que sólo quieren su dinero, cochazos, yates, drogas, armas, mafia y algún asesinato que otro. Así se resume la nueva Rusia, y así quiere ser buena parte de los jovenzuelos/as de la zona.

Y las comerciales pero algo más originales, como Los Guardianes de la Noche o Statskii Sovetnik.

Y el tercer tipo son películas más experimentales y profundas, como El regreso, Aleksandra…etc.

Los grandes: los grandes serán los grandes, no importa la época ni el tema, como Tarkovski o Mijálkov. Poco más se puede contar de Mijálkov y películas como Rodnia o Quemados por el sol.

Cine bielorruso (al que otro día dedicaré una entrada aparte): es prácticamente inexistente. Casi todo actor, director o músico se va a trabajar a Moscú y nunca vuelve. El cine ruso, como tantas otras cosas, se ha devorado al bielorruso que, eso sí, de vez en cuando le regala a los espectadores una bonita película bélica.

Anuncios

Responses

  1. Hola!!!!! Llegué a este blog por casualidad y… jejeje, no sé por qué pero me da en la nariz q eres Cristina! xDDD Soy Noé!

  2. Por cierto, Tarkovski es total y absolutamente ENORME! De Mijálkov todavía no he visto ninguna… 😦

  3. Hola camarada!

    Muchas gracias por escribir!

    A que Bielorrusia da mucho de si? 🙂 Todavia nos queda un poco de tiempo para seguir pateando esta gran ciudad que es Minsk!

    Do vstrechi!

  4. camaradas que tan cierto es que los directores ruso prefieren filmar en bielorrusia, esa informacion la encontre en wikipedia en belarusfilm

  5. Hola, recien me estoy involucrando un poco en la cultura Belorusa y me he estado sorprendiendo una tras otra vez, me gustaria mucho que me recomendaran peliculas, musica, artes plasticas y cine.
    Tambien me llamo la atencion la pintura que encabeza este blog, me pueden dar mas datos acerca del autor(a)
    Muchas gracias.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: