Posteado por: bielorrusiaexiste | 29 abril 2009

Recordando Chernóbil: Vetka

Vetka es una pequeña ciudad a unos 30-40 minutos de Gomel en marshrutka o autobús. Entre la frontera ucraniana y rusa, está en la zona de Gomel más contaminada, y a pocos kilómetros se encuentran los pueblos completamente abandonados, a los que sólo es posible entrar con autorización oficial ya que los controles de policía de la carretera lo impiden (a veces).

Vetka es una ciudad semiabandonada como tantas otras. Más del 80% de la gente huyó de sus casas o fue realojada en otras regiones después de la tragedia de Chernóbil. Durante el trayecto desde Gomel, de nuevo aparece la impresionante naturaleza bielorrusa, aunque los enormes cementerios traen a la cabeza lo que allí sucede.

Vetka

Vetka

Vetka

Caminar por Vetka es algo difícil de explicar. Apenas hay nadie, eso que era un día festivo con un sol resplandeciente. Las calles están vacías, hay muchísimos edificios abandonados y el silencio es sepulcral. En invierno tiene que ser un lugar sobrecogedor.

En el centro de la ciudad hay una pequeña iglesia y justo al lado un homenaje a las víctimas de Chernóbil que murieron después de la catástrofe y una campana de bronce negro, con flores que la gente puso el domingo. La plaza de Lenin completamente vacía, algunos coches circulan por allí y un par de niños jugaban en el parque. Como he dicho muchas veces, en Bielorrusia parece que el tiempo se detuvo hace décadas, pues allí ocurre lo mismo, aunque la sensación es mucho más oscura.

dsc06753

Hace poco he leído varios artículos en medios internacionales que hablan de “la explosión de vida” en toda la región. Ese es otro de los grandes errores al hablar de la radiación, y es aún peor que sean periodistas extranjeros los que publiquen esas cosas y se crean la versión oficial. La política del Gobierno bielorruso es hacer ver que todo está bien, que no pasa nada y que el control de todas las zonas y productos contaminados es exhaustivo. Pero la realidad es que no lo es y nadie sabe lo que está comiendo ni de dónde procede, ni si el bosque al que va a recoger setas habitualmente está contaminado o no. Que la naturaleza sea espectacular no significa que la radiación se haya ido de la noche a la mañana (porque nunca lo hará), y contar lo contrario es totalmente perjudicial para la gente que vive allí.

Casas abandonadas Vetka

Estuve en Vetka un par de horas y regresé a Gomel. Comí algo y me acerqué hasta la caótica estación. Por el camino de vuelta el autobús paró en la ciudad de Babrusk, muy agradable de estilo soviético residencial, y a medianoche estaba de nuevo en Minsk. Dormí muy mal. Pensaba en demasiadas cosas que no podía quitarme de la cabeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: